Valamar: Lanterna Resort

0

Camping Resort Lanterna y Lanterna Apartaments

Localización

La prestigiosa cadena hotelera croata, Valamar, cuenta con numerosos establecimientos por todo el país, pero la mayor concentración de ellos, se sitúa en la península de Istria. No es de extrañar, puesto que se trata de un verdadero paraíso natural, con innumerables playas y calas casi privadas, inmensos bosques y salpicado de encantadores pueblecitos de pescadores aquí y allá. El establecimiento que hoy nos ocupa se encuentra entre Porec y Novigrad, en un diminuto municipio llamado Tar. Muy cerca del complejo Club Tamaris y de las Tamaris Luxury Villas, también de Valamar, en una zona especialmente atractiva es donde se ubican el Camping Resort Lanterna y los Lanterna Apartaments. Ambos dentro del mismo área.

Precio

Los precios dependen del tipo de alojamiento que se escoja y sobre todo, de la época del año en el que se reserve la estancia. La cantidad oscila entre los 5 euros y los 57 euros al día. Hay para todos los gustos. Para mayor información, el listado de precios se publica en ESTA PÁGINA.

Chill out y terrazas - foto de PALOMA GIL

Chill out y terrazas – foto de PALOMA GIL

Alojamientos

Se trata de un resort muy amplio en el que confluyen diversos tipos de alojamientos: apartamentos al uso, pequeñas villas, zona de camping, tiendas de campaña del propio resort… hay para todos los gustos. Y todos ellos (a excepción de las autocaravanas y las tiendas de campaña propias que las traen los propios huéspedes y son de lo más variopintas) son modernos, funcionales y de lo más cómodos.

Habitación dos camas - foto PALOMA GIL

Habitación dos camas – foto PALOMA GIL

Básicos

Si hay algo que caracterice la oferta de Valamar son dos cosas: piensan en todo, por lo que en sus complejos no echa uno nada en falta y valoran sobremanera la comodidad personal en todos los sentidos.

Lo más importante en unas vacaciones es poder disponer del tiempo propio haciendo cada uno lo que más le interese. El Camping Resort Laterna cuenta con varios restaurantes, bares y terrazas donde disfrutar de la gastronomía de la zona, que es algo realmente reseñable. Supermercados, tiendas de todo tipo e incluso pequeños puestos por todas partes donde es posible comprar el pan, bollería variada o incluso prensa local e internacional. Así uno, no tiene ni que salir del recinto y puede ir andando a comprar el desayuno y el periódico cómodamente. Numerosas playas, algunas casi privadas, varias piscinas e incluso algo parecido a un parque acuático, todo ello aderezado con un programa de entretenimiento para los más pequeños de la casa, que permitirá que todos en la familia, puedan disfrutar de su propio tiempo de relax y esparcimiento, a cualquier hora del día. Tanto es así, que también existe un área específica para mascotas.

Gastronomía italocroata - foto de PALOMA GIL

Gastronomía italocroata – foto de PALOMA GIL

El hotel de los perros

Se llama Happy Dog Premium Village. Un grupo nutrido de casitas con jardín. Valladas para que el perro no se escape, pero pueda estar también a su aire. Su acceso está permitido en prácticamente todo el recinto, pero en esa parte son prácticamente los amos. Allí tienen libre acceso a todas las playas, cuentan con un parque Agility para entrenar y correr, servicio de veterinario y peluquería, así como posibilidad de masajes caninos, tienda de alimento y chucherías y una especie de bar donde pueden tomar pizza y cerveza para perros. Una iniciativa tan original y vanguardista como bien acogida por absolutamente todos los visitantes. Y más por los animales, por supuesto.

Detalles

El complejo tiene amplias zonas de recreo para diferentes edades, incluso eventos musicales y deportivos, pero también hay grandes áreas de descanso donde uno puede relajarse sin apenas ruido. Además, para facilitar aun más el disfrute es posible desplazarse de una punta a otra del lugar, utilizando un simpático tren interno, con multitud de paradas en su trayecto. La atención es personalizada y el ambiente que reina en el lugar es siempre jocoso y festivo, reina el buen humor y no es para menos, puesto que cada uno puede ir a su ritmo. Incluso, diría que es de los pocos lugares en los que uno puede dar libertad casi absoluta a los niños sin que haya ningún problema, alquilar una bicicleta y dejar que se unan a una pandilla de niños de su edad y no volver a verlos más que para las comidas como se hacía antiguamente en verano en los pueblos. No hay peligro. Valamar cuida hasta el más mínimo detalle.

Vista de las cabañas - foto de PALOMA GIL

Vista de las cabañas – foto de PALOMA GIL