CP.ac-7

Hoteles

Hotel Índigo

20 Oct , 2011  

El Hotel Índigo Patagonia, en Cabo Natales, forma parte de la prestigiosa cadena NOI, con cinco hoteles más en Chile. Este alojamiento en concreto, se ha construido sobre una casa antigua que en tiempos fue la del sheriff del pueblo. Todo ello le aporta un encanto muy especial y hace que la atmósfera sea la vez cálida y misteriosa.

El nuevo edificio se ha diseñado conservando ciertas estructuras del antiguo para guardar preservar su historia en la medida de lo posible y actualmente combina la vanguardia del estilo nórdico con la encantadora simpleza de la Naturaleza, expresada en depuradas líneas y acogedores espacios. Aunque en el caso de este edificio las palabras sobran y no son suficientes para describir lo que uno percibe cuando lo ve en directo. Es algo sorprendente.

29 habitaciones de diversos tipos: 21 llamadas esperanza. Habitaciones dobles de 20 m² que parecen construidas a partir de contenedores, muy originales, en madera y cuya ventana se abre el fiordo de Última Esperanza, es decir, las montañas y los glaciares. 2 habitaciones llamadas Corner, porque aprovechan las esquinas y son un poquito más grandes que las de Esperanza. Al otro lado del edifico hay 5 habitaciones llamadas Dorotea, de 28 m² y que miran a la Sierra Dorotea y al de Cabo Natales. Por última hay una suite de 42 m², desde donde se ven las montañas de Torres del Paine, la Sierra Dorotea y el pueblo.

Además hay otros muchos servicios, como el spa en la quinta planta… 3 jacuzzis al aire libre, mirando al cabo, una delicia. Más dos salas de masaje y una sauna. Y al margen de los servicios propios de un establecimiento de 5 estrellas, como la lavandería, el wifi gratuito o el secador en la habitación, también cuenta con una agencia de viajes que te organiza, de forma gratuita, tanto tu viaje por la Patagonia como por el resto de Chile.

Sin embargo, sin duda, lo mejor de todo: el bar y el restaurante del hotel.  El Lounge Bar es un ambiente bohemio y divertido rodeado de sillones y libros, con juegos de mesa disponibles para pasar la tarde al calor de una estufa, tomando un delicioso pisco sour. Allí se pueden tomar cafés de verdad y bollería durante el día y por la noche, empieza la fiesta y se abre la coctelería con una carta de 15 tipos distintos de preparados.  Por su parte, escaleras arriba está el restaurante Mamá Rosa. Copiosos desayunos, snacks y deliciosos pasteles todo el día y una elaborada carta con las especialidades de la región para las comidas fuertes: centolla de los fiordos, ternero de las pampas o el famoso cordero magallánico.

 


COMPÁRTELO